“Vacunas” personalizadas

Este texto fue publicado en El Espectador el 11 de febrero de 2013. Empresas de buses dicen que, de funcionar el recaudo electrónico, extorsionistas pedirán que el dinero les sea enviado a una cuenta bancaria o personalmente. Autoridades piden denunciar.

Aunque la imagen es cruda, el directivo la guarda para mostrar una de las tantas formas como extorsionan a conductores y propietarios de buses. Es una composición de dos fotografías. Una muestra a un chofer recién abaleado y la otra un conjunto de vehículos de la compañía. La imagen, asegura el directivo, llegó recientemente con un mensaje aún más intimidatorio: “pague, o mire lo que le pasa”

Él reconoce que si bien la empresa no se deja intimidar, unos 400 propietarios de buses sí pagan extorsiones, de 500 que hay allí, entre afiliados y propios. Cada semana, cuenta, pagan entre 50 mil y 80 mil pesos por ‘vacunas’ y otros “servicios” que comenzaron como voluntarios y se volvieron obligatorios: celada, alistada, aseo y parqueo. “Algunos deben pagar cinco mil pesos, guarde o no guarde el carro”, dice.

En total, algunos propietarios afiliados a esta empresa pagan, en promedio, unos  26 millones de pesos cada semana. Esta cifra explica en parte los 140 millones semanales que, según el Instituto Popular de Capacitación (IPC), sale cada semana del gremio de buses por extorsiones. Estos son cálculos aproximados porque ni el Gaula de la Policía ni la Secretaría de Seguridad tienen cifras reales de este delito.

En Medellín, el gremio de buses de servicio público está conformado por 43 empresas y 4.286 vehículos. Sin embargo, el Gaula solo tiene registro de siete denuncias, y dos son de municipios vecinos. “Estas empresas han denunciado porque el tema se les salió  de las manos, pero las empresas no denuncian”, dice un investigador.

Los paros y asesinatos de conductores de buses de servicio público en los últimos tres años, en cambio, no han estado concentrados en siete empresas. Son muchas más las que han padecido ataques contra vehículos y choferes. Desde octubre de 2009 hasta enero pasado fueron asesinados, mientras trabajaban, al menos 16 conductores y dos despachadores en Medellín, Bello, Itagüí y Caldas, de los 10 municipios del Valle de Aburrá.

Los investigadores del Gaula, sin embargo, dicen que muchos de estos casos no están relacionados con la extorsión. Mencionan, por ejemplo, el caso de Adriana María Arroyave Castrillón, 45 años y jefe de despacho de la ruta Metrosan (Comuna 13), asesinada el pasado 1 de febrero. Aseguran que ni la muerte ni el paro de buses se debió a las extorsiones.

Reconocen, eso sí, que la extorsión es un tema muy complejo. Uno, porque las 14 grandes estructuras criminales de Medellín y su área metropolitana, y los 119 combos vinculados a estos, se financian de cuatro fuentes: microtráfico, extorsión, sicariato y juegos de azar. Dos, porque así se golpee una de estas estructuras desde la cabeza, la que llega a ocupar ese espacio absorbe todo el negocio criminal del territorio. Tres, porque la delincuencia ha permeado algunas empresas. Y cuatro, porque han creado una amplia red de cobradores que incluye niños de incluso 9 años y decenas de alistaderos clandestinos.

Evolucionaron

Si bien la seguridad en Medellín mejoró en 2012, especialmente porque hubo una reducción de homicidios del 25 por ciento con respecto a 2011, y que los paros de transportadores no fueron tan recurrentes como en años anteriores, los transportadores consultados dicen que las extorsiones no pararon. Que al contrario, se mantuvieron, crecieron y evolucionaron.

Cuentan, por ejemplo, que los extorsionistas, ante la posibilidad de que se implemente el recaudo electrónico, les han mandado decir que entonces les deben recoger el dinero y llevárselos, o consignárselos en una cuenta. “Ellos van a buscar la forma de cobrar y los propietarios por temor van a buscar la forma de pagar”, dice un directivo.

Entre tanto, los investigadores replican que el bloque de microextorsión que ellos conforman sí ha incidido en la reducción del delito porque rompió el hielo. Dicen que si bien no han logrado más denuncias sí han obtenido información que ha permitido judicializar capturas.

La evolución o la expansión de la extorsión se evidenció en los últimos días, cuando decenas de taxistas aseguraron que también estaban siendo ‘vacunados’.  Reafirmaron su posición el 24 de enero, cuando fue asesinado Carlos Mario Guerra, de 42 años. Fue la primera vez que José Jair Jiménez, subsecretario operativo de seguridad de Medellín –así lo reconoce él-, escuchaba que ese gremio también era extorsionado.

Tras una reunión con representantes de los taxistas, se descubrió que en varios acopios ilegales hay quienes apuntan la placa de todo el que llega y se les cobra 20 mil pesos semanales (hasta diciembre la cuota era de 10 mil) por sacar carreras.

Discusiones bizantinas”

¿Y por qué no habían denunciado? Una posible respuesta la da un directivo de una empresa de buses: “En varias reuniones que hemos tenido con los organismos de seguridad, la Policía dice: ‘cogimos cinco y no hicieron nada’.  Y la Fiscalía responde: ¿pero quién los denunció? Eso han sido discusiones bizantinas, se habla y se habla y no se llega a nada (…) Si no existe un mecanismo diferente de denuncia, esto va a crecer y crecer”.

Los investigadores del Gaula dicen, entre tanto, que para combatir este fenómeno se requiere que la ciudadanía denuncie. Y Jiménez agrega que si bien entiende a los conductores, porque son ellos quienes le ponen el pecho al problema todos los días, las capturas se han logrado gracias a las denuncias. Entre enero de 2012 y la primera semana de febrero de este año, el Gaula capturó a 89 personas por extorsionar buseros y taxistas.

Contra la extorsión

Aunque Jair Jiménez dice que no se puede ser tan iluso para creer que se va acabar de tajo con este negocio ilegal, con la “herencia que dejó Pablo Escobar”, confía en que los planes de la Alcaldía de Medellín, la Policía y la Fiscalía sí van a mejorar la situación.

Por ahora, la Alcaldía y los taxistas acordaron implementar nuevamente la tarjeta de control, la cual debe estar lista para marzo; hacer un barrido de parqueaderos para determinar cuáles son legales y cuáles no; analizar posibles soluciones como abrir un canal de radio solo para ellos y poner cámaras en algunos de esos vehículos.

En cuanto a los buses, la medida más próxima sería el recaudo electrónico. Aunque de esto se viene hablando desde años atrás, incluso un funcionario de la Administración anterior dijo que estaría listo para finales de 2011, Omar Hoyos, secretario de movilidad, asegura que para junio de este año ya debe estar lista la reglamentación. “Cuando yo llegué (…) no había un estudio que permitiera hacer una reglamentación desde el punto de vista técnico  y serio. Entonces me toca hacer los estudios necesarios”, dice.

Jiménez agrega que lo más efectivo para atacar la extorsión en general es la creación de la Unidad de Objetivos de Alto Valor,  un grupo conformado por seis fiscales y 40 policías que tienen el objetivo de atacar el microtráfico, la extorsión y las cabezas de las bandas criminales que operan en la ciudad, entre ellas ‘Carlos Chata’, ‘Mono Pepe’, ‘Carlos Pesebre’, ‘Elkin Triana’, ‘Ronald’, ‘Nando’, entre otros.

El funcionario destaca también las 120 camionetas inteligentes que poco a poco estarán en los puntos más críticos, la compra próximamente de 10 CAI móviles, la articulación de mil cámaras (780 de la Alcaldía y 300 de hospitales y centros comerciales) y la instalación, en las principales entradas y salidas de Medellín, de 10 arcos con cámaras y scanner, para analizar si entran y salen drogas y armas.

El recordado paro

De esta manera, estos funcionarios creen que se puede atacar en gran medida unas organizaciones delincuenciales que, según el análisis de Diego Herrera, presidente del IPC, generan el miedo y ofrecen a la vez la solución para privar a la gente de él. “Y a partir de ahí  van estructurando la empresa criminal”, dice.

No hay claridad sobre cuándo esas organizaciones comenzaron a intentar controlar algunas empresas de buses en Medellín. El directivo de una empresa dice que al menos en la que él trabaja el inicio de la extorsión se remonta a mediados de la década pasada, cuando un lavador de carros conocido como ‘Frank’ comenzó a extorsionar conductores y propietarios, incluso a obligarlos a firmar papeles de traspaso de vehículo.

El caso más evidente de control al sector transporte se observó el 25 de mayo de 2005, cuando durante seis horas pararon unas 220 rutas de transporte urbano e intermunicipal, después que la Fiscalía ordenara capturar a Diego Fernando Murillo, alias Don Berna, por el homicidio del diputado cordobés Orlando Benítez. “Ahí empezaron a mostrar unos signos que no solo era el tema de extorsión sino control sobre esa actividad económica (…). Después de eso aquellos transportadores que se habían movido históricamente comenzaron a ser ‘vacunados’ de manera mucho más artesanal, como una especie peaje”, concluye Herrera.

Mientras era escrito este texto, el directivo de una empresa llamó al autor y le dijo que los conductores de dos rutas estaban muy atemorizados porque miembros de un combo les habían dicho que la cuota ya no era de 10 mil pesos, sino de 20 mil.

Conductores y despachadores asesinados mientras trabajaban

Octubre de 2009

Comuna 16 (Belén)

John Fredy Vélez Bermúdez, 29 años.

Octubre de 2009

Comuna 12 (La América)

Leonel Albeiro Valencia Salazar, 43 años

Junio de 2010

Comuna 13 (San Javier)

Gustavo Gómez Jiménez, 56 años 

Agosto de 2010

Comuna 7 (Robledo)

Gabriel Jaime Cruz Úsuga, 21 años.

Septiembre de 2010

Comuna 3 (Aranjuez)

Juvenal Arango Flórez, 33 años. 

Septiembre de 2010

Municipio de Itagui

Jeferson Osorio Arenas, 25 años.

Enero de 2011

Comuna 13 (San Javier)

Óscar Arley Villa Calderón, 25 años

Julio de 2011

Comuna 6 (Doce de Octubre)

Dubán de Jesús Botero Vera, 30 años. 

Noviembre de 2011

Comuna 13

(San Javier)

Berjavier Alzate Martínez, 43 años.

Diciembre de 2011

Comuna 15 (Guayabal).

Asesinado Jesús Ovidio Gómez Muñoz, 29 años. 

 

Mayo de 2012

Comuna 16 (Belén)

Cristian Danilo Montoya Lopera, 21 años. 

 

 

Junio de 2012

Municipio de Caldas

Edison Betancur Londoño, 35 años.

Junio  de 2012

Comuna 13 (San Javier

Oscar Osorno, 29 años. 

Julio de 2012

Municipio de Bello

Luis Enrique Macías Hinchima, 42 años.

Septiembre 10 de 2012

Comuna 8 (Villa Hermosa)

Fredy Ramírez, 34 años.

Septiembre de 2012

Comuna 8 (Villa Hermosa)

Luis Ernesto Girado Zuluaga (despachador), 34 años. 

Enero de 2013

Municipio de Itagüí

Juan Guillermo Gómez Ospina, 51 años.

Enero de 2013

Comuna 13 (San Javier)

Adriana María Arroyave Castrillón (despachadora),  45 años.

Capturas del Gaula en Medellín por extorsionar buses y taxis

2013: 12 capturas (cuatro adultos y ocho menores de edad)
2012: 77 capturas (59 adultos y 18 menores de edad)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>